¿Qué es para ti estar en forma?

Cada vez hay más adeptos, a eso que llamamos “Estar en forma”, y desde luego no faltan razones, lucir mejor figura es una de ellas, quizá la más usada, pero también la salud.

Ponernos en marcha, sin duda aporta múltiples beneficios en nuestro cuerpo, pero su efecto en la mente es inminente tras una sesión de ejercicio, aportándonos una sensación de bienestar.

Queremos resaltar este aspecto, ya que la mente es como si fuera las riendas de un carruaje, el cuerpo, y saber sujetarla para que dirija al carruaje adecuadamente, es en muchas ocasiones tarea difícil, ya que tiende a desbocarse al mínimo contratiempo causándonos estrés, y pudiendo incluso llevar al cuerpo al caos si se adquiere como un hábito. Está más que demostrado que el estrés es un factor que debilita nuestro sistema nervioso e inmunológico de forma considerable, y esto nos lleva a enfermar.

En la mente, han de crearse todos los pensamientos que a su vez crean emociones. Emociones que van a ir transformando cada una de nuestras células, y por consiguiente todo nuestro cuerpo y nuestra vida. Todo está conectado en nuestro organismo, y ser consciente de ello es el primer paso.

¿Quien no se ha sentido bien emocionalmente después de hacer ejercicio?. La corriente de energía que se genera desde dentro hacia fuera de nuestro cuerpo cuando hacemos ejercicio, y que a través del calor se va liberando, deja a nuestra mente más relajada. Pero además de liberar esta energía a través del movimiento de los músculos, también estimulamos todos nuestros sistemas vitales, liberando sustancias, y hormonas que crean un estado de felicidad. Las hormonas responsables de ello son; Las endorfinas, la serotonina y la dopamina. Los analgésicos naturales del organismo. Esto sucede de forma natural con el ejercicio físico en general.

Pero hay técnicas, en las que además se desarrolla junto con sus series de ejercicio físico, un plan completo para serenar y calmar la mente, creando conciencia en una evolución gradual y profunda tanto de nuestro cuerpo, como de nuestra mente, haciendo que todo funcione mejor. Practicarlo nos hace estar más despiertos y consecuentes con nosotros mismos en todos los aspectos.

Por su puesto, hablamos de Yoga.

Yoga significa unión, entre cuerpo, mente y espíritu. A través de la práctica de la parte más física del Yoga, las âsanas, logramos un cuerpo más definido, y fuerte, que va aprendiendo gradualmente a mejorar en todos los sentidos.  Tanto en las posturas que adoptamos en nuestra rutina diaria, evitando así muchas dolencias típicas de malos hábitos posturales, como en la propia fortaleza física, la flexibilidad y el tono muscular, desarrollando un perfecto equilibrio en el cuerpo de quien lo practica.

Pero además los efectos que causa en la mente, van mucho más lejos. Sus técnicas de relajación, respiración, meditación y auto indagación a través de la conciencia del cuerpo y la mente, son reveladoras en este sentido, situando a la persona en vencer sus propias resistencias, disipando las inseguridades, afianzándose más y más consigo mismo, creando fortaleza mental, y serenidad ante la vida. Es por esto, por lo que se ha puesto tan de moda últimamente, llegando a muchas más personas, que se benefician de los resultados de su práctica.

Y es que por fin estamos empezando a comprender que además de cultivar el cuerpo, aprender a controlar la mente y apaciguar nuestros pensamientos, repercute positivamente en todo nuestro organismo y en toda nuestra vida, ayudándonos a enfocar mejor nuestros objetivos y propósitos.

“Aquello que alimentes, crecerá”. Los sabios maestros nos enseñan esto desde hace muchísimos años.

Yoga es un sistema completo de autodesarrollo corporal, mental y emocional.

Así que, ¡anímate!, y practica Yoga.

Al cien por cien con Yoga

Yoga a grupos, a particulares, terapeútico, y jornadas de puertas abiertas.