RESPIRA PROFUNDO Y EXPÁNDETE

La respiración como fuente de vida en Yoga

Allí donde se dirige tu respiración, también puede ir tu atención. Una respiración completa y rítmica, que utiliza la totalidad de la capacidad pulmonar maximizando la absorción de oxígeno, es igual a respirar vitalidad, o “Prana “, energía que accede hacia cada rincón de nuestro cuerpo, que además de  expandir nuestra capacidad respiratoria y nuestra conciencia, estimula el movimiento de sustancias y energías por todo el cuerpo a través de la linfa.

El Prana se encuentra en todos los elementos que conocemos, en forma de energía, en la luz, en el agua, el aire y hasta en el espacio. Es energía viva de la que todo el planeta y nosotros mismos nos nutrimos. Así que respira conscientemente con el cuerpo y la mente.

Sabemos que la actividad física estimula de forma natural la respiración profunda, ya que nuestro organismo lleva de serie, sus propios métodos para auto equilibrarse.

Pero a causa de los progresivos e imparables cambios en nuestra forma de vida, en nuestra sociedad moderna, donde se propone un ritmo de vida estresante, donde además predominan los trabajos intelectuales que suponen pasarse muchas horas del día sentado frente a un ordenador, sometiendo al cerebro a grandes esfuerzos mentales, no nos ayuda nada.

Desde luego esta clase de ocupación no estimula la respiración profunda, de manera que nuestras inspiraciones y espiraciones, no pasan de nuestra parte superior, el tórax, privándonos así de una profunda oxigenación de nuestros órganos y cavidades más internas. De alguna manera, hemos perdido nuestra capacidad para respirar natural y profundamente.

La práctica de técnicas respiratorias que Yoga propone, te permitirá desarrollar y utilizar al máximo tu capacidad pulmonar entre otras cosas, ya que existen diferentes tipos de ejercicios respiratorios, donde se realizan según el propósito; relajantes, energizantes, estabilizadores, etc. , pudiéndose utilizar para mejorar la capacidad respiratoria, limpiar, desintoxicar, purificar, expulsar mucosidad de pulmones, bronquios o garganta, o para drenar cavidades corporales, e incluso prevenir, o mejorar algunas enfermedades. Esto a nivel físico, pero además su mayor potencial está en la serenidad y estabilidad mental que aporta.

Mejorar tus hábitos respiratorios, además de beneficiar a todo tu organismo, también te proporcionará abrir espacios a niveles más profundos y a nuestros poderes internos de auto control y sanación natural, y a sentir más vitalidad y calma al mismo tiempo, facilitándote mayor capacidad de concentración y claridad mental.

Con Yoga todo es más fácil

Practica la respiración con Yoga